Presentación

buscar

 

Búscar una palabra o pasaje en la Biblia






BibleGateway.com



Poner este Gadget en su página


 

Texto Libre

Sindicación

  • Flujo RSS de los artículos

overblog

Por antonio tapia garcia
Tuesday 24 july 2012 2 24 /07 /Jul /2012 00:18

                “Lo más maravilloso de esto es que cada niño que ha podido evitar la muerte de la mano de sus propios padres ha encontrado un hogar con nuevos padres " Son palabras de Madre Teresa de Calcuta. Resulta increíble que, a finales del Siglo XXI, exista un proceso de deshumanización tan avanzado. Pero, aún así, las conclusiones materialistas de Tomas Hobbes sobre la raza humana están muy lejos de cumplirse, gracias a Dios, cuando decía que “el hombre es un lobo para el hombre”. Una vez más contemplo con grave desolación la sensación de desamparo que da verse sin el respaldo de las leyes; el sentimiento de indefensión que produce el abandono al que, en muchas ocasiones, nos vemos abocados por parte de quienes tienen encomendado impartir justicia y conservar el orden social; la impotencia al ver como el clamor de nuestras voces pidiendo ¡justicia! cae en saco roto.  Una vez más, en los fríos  quirófanos de las clínicas abortistas se repiten las escenas más desgarradoras que jamás mente humana pueda concebir: el bisturí  mutilando el cuerpo de un ser indefenso dentro del seno materno; otro ser, que lucha con todas " sus fuerzas " contra la aspiradora que absorberá su diminuto cuerpo destrozándolo sin piedad... y todo, ante los cómplices silencios de un mundo despiadado, cruel y egoísta.  Hoy, un  nuevo supuesto sobre la ley del aborto ha sido remitido  el de las niñas de 16 años que pueden abortar sin consentimiento de los padres, el más  atrevido por las consecuencias y alcance socio-moral que tiene, ya que supone un paso casi definitivo para la legalización total del aborto, o aborto libre, en una sociedad que presume de moderna y progresista, de solidaria y justa.                                          

                Cuando hace años  al otro lado de nuestras fronteras se despenalizaba el aborto, se creaban nuevos supuestos tendentes a la interrupción del embarazo, se hablaba de eutanasia..., sentía, entonces, una cierta tranquilidad, dentro de la tristeza, confiaba en la sociedad española; esa sociedad que a lo largo de su historia ha demostrado con suficiencia ser la garante de los principios morales y valores naturales de la persona. Pero confieso que tuve un grave error de apreciación; los tiempos cambian, y con ellos, el hombre.

                Hoy nos situamos  casi a la cabeza de las naciones que se jactan de "progresistas en los supuestos despenalizadores del aborto".   Hoy, el Sr. Zapatero  en su desenfrenada carrera hacia el despropósito total, roto en su orgullo por el fracaso economico, premia a sus electores con un supuesto más que nos  encamina, sin duda, hacia la liberalización total del aborto. Tal vez, empujado por los estertores de su inminente muerte política, pretende arañar votos y simpatías entre sus ya desconfiados electores.     Pero sea cual sea la motivación aviesa, el afán de revancha o la maniobra que ha llevado al Sr. Zapatero a presentar, por el método de urgencia, el nuevo supuesto sobre el aborto, el caso es que ha atravesado nuestras fronteras con toda su virulencia. Por desgracia, y como viene ocurriendo en temas de especial trascendencia, el apoyo del sector "católico-practicante " vuelve a ser determinante, ya que con su voto han vuelto a hacer posible una ley que permite el sacrificio de un ser dentro del seno materno.  ¿Hasta cuando el "  derecho a matar " se impondrá sobre el sagrado derecho a la vida? Si mal no recuerdo, en el año 76, fue abolida la pena de muerte de nuestra legislación: se la consideraba inhumana e indigna. ¿Por que persisten en su aplicación? ¿Que mal os han hecho estos pequeños para que los matéis?

                Ante este nuevo golpe a la " legalidad vigente ", me pregunto: ¿De qué nos sirve la Constitución, si en su titulo 15 se defiende el derecho a la vida de todos los españoles? ¿Cómo se puede vulnerar una ley que se supone inviolable? ¿Dónde está en verdad la justicia? ¿Dónde, quienes deben velar porque se cumplan las leyes y sancionar a quienes se colocan al margen de ellas? ¿Puede un magistrado admitir como buena una ley que atenta contra los derechos de las personas, y más aún contra el sagrado derecho a la vida? A este respecto, me gustaría recordarles una sentencia del la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe donde se dice: " Cualquiera que sea la ley civil, debe quedar bien claro que, el hombre no puede jamás obedecer a una  ley inmoral en sí misma; tal es el caso de la ley que permitiera el principio de la licitud del aborto " (nº 15). Desde hace unas semanas, bien claro lo están diciendo los obispos.

                Si ayer condenábamos el aborto en los supuestos presentados y aprobados por el gobierno socialista, tanto en sus métodos como en sus formas; hoy, y ante el nuevo supuesto con más grave razón debemos hacerlo ya que se tiende a legalizar el  aborto a la edad de 16 años.

                Dicen que la esperanza no se pierde nunca, pero de ninguna manera podemos permanecer expectantes a que esta situación se solucione por sí misma, aguantándonos con santa indignación; callándonos en un asunto que dicen " no es de la incumbencia de los católicos " ... " si no queréis abortar no lo hagáis "...; todo lo contrario, cuando las leyes se niegan a defender el sagrado derecho a la vida, cuando la Justicia hace oído sordos a las voces de aquellos seres indefensos que dentro del seno materno claman ¡ justicia !, creo que es hora de concienciarnos, salir de la pasividad y tomar los medios para acabar de una vez por todas con esta barbarie que es la vergüenza de una sociedad que se pretende justa, solidaria, moderna... La actuación dolosa de quienes legislan, de quienes bisturí en mano ( o por otros medios más bárbaros) siegan la vida de unos seres indefensos,  y de esas " madres " y "padres" que dan su consentimiento a tan brutal acto, no deja lugar a dudas  a  la perversidad intrínseca del acto, pues el único fin del aborto voluntario no es otro que el procurar la muerte del feto, y no me creo que sean otras las causas : como que todas las "madres" se encuentren en estado de ansiedad o que corra riesgo su vida...

                La teología de la natalidad es bien  precisa en sus términos: " el aborto directo es gravemente ilícito”. Se condena de una manera absoluta todo asesinato de una vida en germen y con más gravedad, si cabe, cuando el feto lleva hasta tres meses dentro del seno materno. Pero que les importan las condenas, las sanciones canónicas si carecen de los más esenciales valores humanos. La vida debe ser respetada desde su origen, y el origen de ésta se encuentra en el momento mismo de la concepción como la ciencia médica ha demostrado continuadamente y por tanto toda acción mortal contra un feto es un grave atentado para el que no cabe ni la más mínima justificación, puesto que esta acción dirigida a matar a un ser humano es : a) un claro asesinato; b) un abuso de fuerza, por tratarse víctima de un ser indefenso, c) una acción cobarde  d)una acción aberrante de una " madre " que da su consentimiento al asesinato de su hijo ( parricidio ).                

                Nos hemos vuelto tan inhumanos que somos incapaces de responder en favor de la vida de esos seres indefensos que, día a día, nos dicen: ¿pero es que no veis que mi mamá me ha matado?

Volver a la página principal
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados