Seguir este blog
Administration Create my blog

RELATOS CORTOS

Publicado en por antonio tapia

~~TRAFICO DE CHICAS

El Sol le sirvió de ayuda para sus fines. La había venido observando durante varios días, sabía que la “colombiana” se dedicaba al oficio más antiguo del mundo, además de darle a la cerveza, que algunas veces llegaba a una ingesta de seis latas que la hacían cambiar de humor en algunas ocasiones, la volvían agresiva. Logró que ésta un día se acercara.

Serían como las diez de las noche y ya nadaba en cerveza. Tenía la voz estropajosa. Estaba ya como en otro mundo. Más allá que “pacá”, como se decía en lenguaje vulgar.

Se habían cruzado miradas. Ella para “trabajar” un poco, porque el día había estado muy flojo; él, para saber más sobre su “profesión, como habían llegado hasta aquípor ejemplo, como había obtenido los papeles. Buscaba algo para su página, que hasta el momento era muy seguida. Además, según había visto, debía ser una cabecilla de la prostitución, daba órdenes a diestro y siniestro; luego se rodeaba de tipos que mejor era no cruzarse con ellos.

- Hola te veo “mu” solito. ¿Me pagas unas cervezas?. (Dijo ella). Yo también estoy solita (terminó).

- Puedes sentarte. Y hablamos un poco. Se está haciendo tarde. (dijo el).

- Si quieres, vamos a mi apartamento y subimos bebida. Podemos hablar cómodamente (Dijo ella, sin cortarse un pelo).

- Aprovechemos la buena noche. Luego ya veremos. Todo se andará. Además no me conoces, como para invitarme a tu apartamento (Dijo él, para ver por donde le salía. De un golpe se metió otra cerveza. Era una máquina de injerir cerveza. Haciendo una señal, pidió al camarero dos más. ¡Todo un record!. Mañana ni se acordará de nada).

- Vamos sube conmigo. Lo pasaremos bien. Además pareces simpático, no te cobraré nada (Dijo ella).

- Conozcámonos primero un poco, creo que es lo más razonable. No sabes si soy un vampiro, o un asesino que busca jóvenes solitarias. (dijo el sonriendo).

- Tu estas en el cuarto piso número xxx; vives solo, te llamas Alfonso… ¿Sigo?. (Dijo ella, haciendo un alarde informativo).

- “Toucheé”. (la primera en la frente, pensó para sí, mientras ella reía).

- Me sé La vida y milagros de todos “los tíos” interesantes de aquí. A ti te tenía echado el ojo, hace tiempo. (dijo guiñándole el ojo).

- ¿De dónde eres?. (La preguntó)

- De Colombia tengo allá dos hijas y a mi mamá que está malita y todas las semanas les mando dinero, pues tiene una enfermedad muy grave (Otra igual, pensó: todas tienen hijos y al padre o a la madre, con enfermedad grave, que casualidad. Tratan de esta forma tocar la fibra sensible. Esta ya echó la caña).

- ¿Y has venido a España para trabajar?. Pues mala época (Dijo él).

- Tienes papeles en regla?(Preguntó).

- ¿Eres policía?. (Pregunto ella, a la vez que bostezaba).

- ¿No me dijiste que estabas informada sobre mí?. ( le respondió)

- Tengo los papeles en regla. Bueno cuando vine, no los tenía, luego me los arreglaron.

- Y ahora estoy legalizada. Me voy a mi país en unos días y voy a traer a una amiga. Le tengo hecha una reserva en el Hotel XXX por 15 días, luego le dejo dos mil euros y ya está ( explico agrandes rasgos).. - ¿Y cuando estés aquí? (Preguntó). - Llamo al Hotel, anulo la reserva y se viene a casa y a trabajar. (dijo con otro bostezo).

- Muy astuta. ¿Y si te pillan? (preguntó).

- Estas muy preguntón. Tu eres “poli” (dijo levantándose).

- Para nada.

- Buenas noches ( se alejó).

El camarero se acercó

- ¡otra vez, sin pagar!. ¡mañana me oye! ( se fue jurando en arameo). Si solo fuera eso, pensó. Somos como las truchas, mordemos el gancho. Y encima vienen y a nuestros jóvenes los enganchan en sus mafias juveniles -

Ver comentarios

RELATOS CORTOS NOVELADOS (20)

Publicado en por antonio tapia

~~EL SALUDO

Es señal de buena salud educativa saludar a la gente. No quiero decir, ir por la calle saludando a todos aquellos con los que nos cruzamos; pero si, cuando entramos en una tienda, en una farmacia, en una panadería… saludar y que nos devuelvan el saludo; si no lo hacen no importa; al menos hemos cumplido.

En las artes marciales, cuando entras en el tatami, haces una inclinación y golpeas con las palmas de las manos los laterales de los muslos en dirección al maestro fundador, como es el caso del Sensei Moriei Ueshiba, que fundo el Aikido; también saludas del mismo modo a los compañeros y al sensei.

- El saludo al finalizar la clase es una señal de agradecimiento a quienes contigo han compartido las enseñanzas; agradecimiento al sensei y agradecimiento al compañero de quien también has recibido enseñanzas. (les decía el sensei. Pues la clase no solo era aprendizaje de técnicas, sino el aprendizaje de la filosofía que debe poner en práctica todo buen aikidoka: educación, agradecimiento, comportamiento).

El saludo, no es solo una señal de conocimiento, de que conoces a una persona; sino de reconocimiento y de agradecimiento hacia aquel del que has aprendido algo.

Del “Buenos días” pasamos al “muchas gracias”. ¿Y qué tantas cosas podemos aprender en un día? Muchas cosas. Lo que pasa, es que estamos tan metidos en el mundo, que pasan desapercibidas.

La filosofía del aikido, está basada en la humildad; es decir por muchos cinturones y danes que hayas logrado alcanzar, no debes creerte superior al mundo, debes considerarte uno más del mundo. Las muchas carreras, los muchos doctorados los inacabables títulos que cuelgan en nuestras paredes no nos hacen más sabios. Solo la humildad y el reconocimiento del que tenemos enfrente de nosotros nos harán sabios.

Ver comentarios

RELATOS CORTOS NOVELADOS (19)

Publicado en por antonio tapia

~~JUANA

Miraba su cuaderno de notas, era como su disco duro externo. Había anotaciones de todo tipo: recuerdos de personas que había conocido, personas que habían marcado huella, otros recuerdos de su trabajo, anécdotas… de entre ellos había uno muy especial para él. El apunte estaba dedicado a…, bueno desde ahora se llamara María José.

Era una joven muy alta, le sacaba, por lo menos, unos seis centímetros. Buena estudiante en su etapa colegial. Paso con buena nota a la universidad. Le gustaba Derecho, comenzando esta carrera con toda su ilusión.

Por aquella época, igual que ahora andaban los depredadores en busca de sus víctimas. Hoy se han extendido a los Colegios. Buscan nuevo jóvenes: chicos o chicas, para adentrarles en el mundo de las drogas. Fiestas, fines de semana, largos ratos en las discotecas, bailes en las pistas menos iluminadas, unas palabritas románticas en el oído y la presa iba cayendo lentamente. Luego venia el hacer probar el “polvillo” aparentemente inofensivo y ellos se sentían bien, como en otro mundo. Poco a poco se sentían traídos por ese polvillo y que pasaba a formar parte de sus vidas.

Ahora debían pasar a pagar por el polvillo, que les iban subiendo el precio según la atracción que este sintiera. El mundo de María José había dado un giro de 360 grados. Ya abandono la Universidad y su “novio” se fue alejando de ella, hasta desaparecer.

María José termino cayendo en una profunda crisis. El padre la llevo al médico al ver el estado en que se encontraba su hija y éste la envió con urgencia al psiquiatra, quien poco a poco la fue recuperando.

- Saldrá, pero le quedaran secuelas. Ha sido muy fuerte. Así es la droga. Pero su hija se recuperara en un 85 % (dijo el médico).

- ¿Podrá hacer vida normal? (pregunta el padre). - Totalmente y podrá conducir, nadar… menos deportes peligrosos y de altura como escalar... de momento que camine, tome el sol, se relaje, que vaya con alguien de confianza. (termino el medico), y que no deje de tomar los medicamentos.

- Gracias, vigilare la medicina (dijo el Padre).

- Que vuelva en 15 días, salvo por necesidad, le atenderé en cualquier momento.

- Gracias.

Mª José iba mejorando su salud y recuperando, no sin poner de su parte esfuerzo. Pasaba con bien las visitas al psiquiatra, que se tomó el caso de Mª José con todo interés. Y la fueron sacando adelante.

Al año ya conducía, siempre acompañada. Mantenía conversaciones con plena normalidad. Solo el habla se le notaba un mínimo estropajoso, por efecto de la medicación. Normal.

Ahora Mariangeles, amiga de la familia y entusiasta de los jóvenes y parte importante en la recuperacion de la joven, con el permiso del padre iba a dar un paso nuevo; le presentó a un amigo y les encargaría un trabajo, que ambos aceptaron.

En San Andrés, había un señor de 82 años que deseaba rezar el rosario. El trabajo, era ir a rezar con él. Estaba impedido, en una silla de ruedas, pero quería rezar Rosario con jóvenes.Siempre él y su hija, que le cuidaba, los recibía con cariño. Rezaba el rosario y de vuelta dejaba en casa a su amigo.

Entre semana solían ir a Misa a la parroquia de D Miguel y después de vuelta a casa. Nunca hablaron de lo sucedido en el pasado. Era historia pasada y estaba construyendo una nueva y ella estaba en una casi completa recuperación. Quedaba un último trecho, un esfuerzo más.

Siempre se la veía alegre. El miércoles como todos los días, le llamo para ir a Misa. Comulgaron y ella se quedó un poco más ante el sagrario. El la espero.

- Hoy iré a casa de mi tía, aquí en la avenida (dijo ella)

- Te dejare en el portal ( le dijo él)

- Gracias, por todo lo que has hecho y haces. Mariangeles y tú sois mis mejores amigos. (dijo ella) Se despidieron y cada uno a su casa.

A las dos horas, suena el teléfono - Diga (dijo el)

- Soy Mariangeles, que María José ha muerto (dijo agitada)

- ¿Cómo va a ser eso, si la deje en su casa, después de Misa, donde Comulgo y se quedó un rato haciendo oración? ( dijo el)

- Se asomó al balcón y por efecto de alguna de las pastillas que le producían vértigo, debió sufrir algún mareo y cayó al vacío. (decía Mariangeles).

María José, hoy descansa en la paz del Señor; sus sufrimientos ser han convertido en alegría y sus tormentos del pasado, en la auténtica Paz que solo Dios puede dar. El miserable habrá sido perdonado y la imagino rogando a Dios por su conversión.

En el cielo se trabaja así.

Esta es la maldad de la droga, llámese como se llame, si no se conciencian los padres, los profesores, las autoridades, poco o nada podrá hacerse. Lo peor, es que mañana veremos una juventud tocada y rota por este veneno.

Ver comentarios

RELATOS CORTOS (18)

Publicado en por antonio tapia

~~~~EL DESERTOR Y LA NIÑA

Corrió como la pólvora la noticia de la deserción de un legionario... recordó, que el suceso mas grave fue en la Isla de Fuerteventura, los demás, que no fueron tantos como la gente imagina, fueron resueltos por la PM en un breve lapso de tiempo Más que un desertor él pensaba que se trataba de un prófugo, pero el concepto lo tenía equivocado. Ambos términos, los confunden gran parte de la gente, sobre todo aquellos que son ajenos a familia castrense. Aquel día iba a tener una inesperada experiencia, incomparable a la instrucción, a la pista de aplicación o a dar varias vueltas al campo de futbol reglamentario del Tercio. Le agradaba, pero más le agradaba otro tupo de actividades, como las salidas al interior, para conocer el terreno que, a lo mejor un día tuviéramos que utilizarlo. El Legionario, por su espíritu, se adapta fácilmente a ese terreno, para unos inhóspito, para él, familiar. "¡Quiero acción!" (pensaba para s

i - Ven conmigo, ha habido una deserción y tenemos que echar una ojeada por el barrio musulmán. (Le dijo el cabo. Un brasileño, alto como una torre y respetado. Nunca perdía “los estribos”, era agradable, pero serio en su trabajo. Él casi da un salto de alegría, pero se cuadró militarmente, al estilo legionario).

- A sus órdenes mi cabo (dijo él. Rápidamente se preparó, se puso las trinchas, recogió su arma, puso un cargador en ella y otro cargador más.

- El Teniente le llamó y le pidió su parecer. Y vio una buena idea. Es una buena experiencia. -Tú estate atento, sigue mis indicaciones, cúbreme si es necesario. Luego he de informar cómo has trabajado. (le dijo el brasileño). Y continuó

: - Si lo encontraos, hablamos con él para que se entregue dócilmente; eso reducirá el castigo del Consejo de Guerra si no es tonto, sabrá como habrá de comportarse. Sabrá que habrá de entregarse. Va armado, así que deja que actúe yo (le dijo el cabo).

- Mi labor, mi cabo, es también protegerle y de ahí no me bajo (le dijo el). Entraron en el barrio musulmán y recorrieron los puntos neurálgicos, donde podía esconderse. El resultado fue nulo. Quedaba la casa de la Lala. Una mujer musulmana alta y fuerte. Antes, dio novedades al Teniente por medio de un “gualquitalqui”. Se dirigieron al último punto

. La Lala les recibió con su sonrisa característica. Permitió la entrada. Y ni rastro. Había preparado el rico te Saharaui, de los tres sabores. Tras u rato de charla, llamó a su hija Mariam y algo en hasaní. Llego la niña, de unos diez u once años. Echó sobre el suelo una esterilla verdosa, se tumbó en ella y comenzó a subirse el camisón sedoso que llevaba puesto.

- ¡Alto!. Esto nos lo prohíbe nuestra religión (dijo el brasileño. Ambos nos quedamos boquiabiertos. No esperábamos aquella escena. Nos fuimos casi en estado de shock. Durante un buen rato caminamos sin hablar)

- ¡qué terrible la vida para los pequeños y jóvenes! El desertor seria detenido días después; escondido en una cueva, cerca del mar. ¿Y la niña?. Es triste la vida de esas niñas y esas adolescentes que las venden por camellos y cabras a vejestorios encaprichados con ellas, aunque para ellos sea su forma de sociedad, donde la mujer tiene menos, (si tiene alguno) que el hombre. nunca se llegará a enteder

Ver comentarios

RELATOS CORTOS (17)

Publicado en por antonio tapia

~~EL DESERTOR Y LA NIÑA

Corrió como la pólvora la noticia de la deserción de un legionario... recordó, que el suceso mas grave fue en la Isla de Fuerteventura, los demás, que no fueron tantos como la gente imagina, fueron resueltos por la PM en un breve lapso de tiempo

Más que un desertor él pensaba que se trataba de un prófugo, pero el concepto lo tenía equivocado. Ambos términos, los confunden gran parte de la gente, sobre todo aquellos que son ajenos a familia castrense.

Aquel día iba a tener una inesperada experiencia, incomparable a la instrucción, a la pista de aplicación o a dar varias vueltas al campo de futbol reglamentario del Tercio. Le agradaba, pero más le agradaba otro tupo de actividades, como las salidas al interior, para conocer el terreno que, a lo mejor un día tuviéramos que utilizarlo. El Legionario, por su espíritu, se adapta fácilmente a ese terreno, para unos inhóspito, para él, familiar.

"¡Quiero acción!" (pensaba para si

- Ven conmigo, ha habido una deserción y tenemos que echar una ojeada por el barrio musulmán. (Le dijo el cabo. Un brasileño, alto como una torre y respetado. Nunca perdía “los estribos”, era agradable, pero serio en su trabajo. Él casi da un salto de alegría, pero se cuadró militarmente, al estilo legionario).

- A sus órdenes mi cabo (dijo él. Rápidamente se preparó, se puso las trinchas, recogió su arma, puso un cargador en ella y otro cargador más. - El Teniente le llamó y le pidió su parecer. Y vio una buena idea. Es una buena experiencia.

-Tú estate atento, sigue mis indicaciones, cúbreme si es necesario. Luego he de informar cómo has trabajado. (le dijo el brasileño). Y continuó:

- Si lo encontraos, hablamos con él para que se entregue dócilmente; eso reducirá el castigo del Consejo de Guerra si no es tonto, sabrá como habrá de comportarse. Sabrá que habrá de entregarse. Va armado, así que deja que actúe yo (le dijo el cabo).

- Mi labor, mi cabo, es también protegerle y de ahí no me bajo (le dijo el).

Entraron en el barrio musulmán y recorrieron los puntos neurálgicos, donde podía esconderse. El resultado fue nulo. Quedaba la casa de la Lala. Una mujer musulmana alta y fuerte. Antes, dio novedades al Teniente por medio de un “gualquitalqui”. Se dirigieron al último punto. La Lala les recibió con su sonrisa característica. Permitió la entrada. Y ni rastro. Había preparado el rico te Saharaui, de los tres sabores. Tras u rato de charla, llamó a su hija Mariam y algo en hasaní. Llego la niña, de unos diez u once años. Echó sobre el suelo una esterilla verdosa, se tumbó en ella y comenzó a subirse el camisón sedoso que llevaba puesto.

- ¡Alto!. Esto nos lo prohíbe nuestra religión (dijo el brasileño. Ambos nos quedamos boquiabiertos. No esperábamos aquella escena. Nos fuimos casi en estado de shock. Durante un buen rato caminamos sin hablar)

- ¡qué terrible la vida para los pequeños y jóvenes! El desertor seria detenido días después; escondido en una cueva, cerca del mar. ¿Y la niña?. Es triste la vida de esas niñas y esas adolescentes que las venden por camellos y cabras a vejestorios encaprichados con ellas, aunque para ellos sea su forma de sociedad, donde la mujer tiene menos, (si tiene alguno) que el hombre. nunca se llegará a enteder

Ver comentarios

RELATOS CORTOS (16)

Publicado en por antonio tapia

~~LA GRAN INVASION DEL SIGLO XX

El dueño del edificio de Apartamentos, llevado a mitad por él y su mujer, en una de las calles principales de la capital y de más flujo de paseantes, dio un fuerte golpe con las palmas de sus manos sobre la mesa. Sus ojos parecían salirse de sus órbitas y su cara enrojecida hizo temblar a su administrativo, con el que llevaba trabajando desde el inicio del negocio. Habían dejado K.O. a uno de sus clientes, precisamente con el que mejor se llevaba

. - ¿Cómo se le ocurrió abrir la puerta a las tres de la mañana? ¿Está tonto? Lo pensaba más inteligente. Tenía genio, pero como aquel día, no le había visto nunca). Subió con su administrativo rápidamente al cuarto piso y entro en el apartamento, que en ese momento estaba abierto, con una visita de una inspectora.

- ¿Pero cómo se te ocurre abrir la puerta de madrugada, estas tonto? ¿Si en lugar del golpe te dan un navajazo? (Dijo enfadado. La inspectora salía y a la vez entraba una señora en una silla de ruedas).

- A mi apartamento también llamaron sobre las tres, pero no abrí. (Dijo. La inspectora al oír aquello, se acercó a la señora:

- Si puede, quiero hablar con usted, si no le importa. Esto cambia algo los hechos. Puede que fueran por usted y al no abrir la puerta, llamaron a otro. A su vecino

- Yo pensé que era el vecino nuevo. Ayer ya tenía problemas con la llave y abrí y en cuestión de segundos, sentí un golpe, no podía respirar caí al suelo lo único que pude ver, que era muy alto y corpulento

. - ¿No sospechas de el efecto colateral (dijo la inspectora).

- Ya he denunciado varios robos en los apartamentos. (dijo el dueño).

- Puede tratarse del mismo o mismo suelen estudiar a las personas solitarias, así que con seguridad pueden tener algún contacto aquí. Así que piensen con alguno que hayan tenido algún contacto, que les haya preguntado algo sobre ustedes, que haya tratado de hacer cierta amistad… la más mínima duda me la indican. Pregunte por Carmen. Y usted que se mejore. (haciendo una señal a su compañero, se fueron cambiando impresiones).

- Y tu como vuelvas a abrir, encima vengo y te doy una “cachetada” también (dijo a la vez que le daba una palmadita en la espalda)

. - ¿Cuánto se llevaron? (pregunto el dueño).

- 900 euros (respondió)

- ¿Pero a quien se le ocurre tener esa cantidad en un apartamento? (preguntó eldueño)

- 500 para pagarle el mes, que toca hoy; el resto para la nevera y tirar hasta fin de mes (respondió el cliente).

- Así todo es demasiado. Desde el próximo mes se lo cargo en cuenta. Y no creo que 400 se los gaste en comida. (le dijo el dueño). Estos apartamentos casi se han convertido en un antro. Seguro que en el 30 % se ejerce la prostitución, algunas están conectadas con otras de edificios próximos que tienen sus chulos y que se ayudan y seguro que la jefa es la alcohólica del segundo. Pensó para sí. Hace poco se trajo una joven sin papeles y la tiene explotándola sexualmente y además la emprendió a puñetazos un día.

- Quiero que digas a la del segundo, ya sabes quién es, que venga a verme, quiero que venga a verme ya. A esa no la quiero aquí. Voy a empezar a hacer limpieza. Esto no es un burdel. (le dijo al administrativo).

- Si esa no es buena gente, además tiene mal beber y suele armar jaleos. Los del bar están hartos (le dijo el administrativo y salió en busca de la inquilina. Al llegar al apartamento, llamo varias veces. Era raro que no contestara. Pues a las nueve de la mañana ya estaba armando bulla o bebiendo cerveza en la terraza del bar. Volvió a llamar más fuerte. Al no oírse nada, le extrañó, así que entró con la llave maestra y se quedó boquiabierto).

- ¿Pero qué es esto? ( cerro la puerta y fue a ver a su jefe y le contó el espectáculo) - Se ha marchado, hay una cama rota, hoy le tocaba pagar el mes. Voy a hacer un repaso, por si faltara algo. (le dijo).

- Bien (fijo el dueño mientras encendía el ordenador para buscar la ficha de la inquilina del segundo: cuatro retrasos en el pago). ¡No quiero verla más por aquí! Desde ahora miraremos con lupa a todo el que entre aquí. Quiero, de alguna manera saber quién utiliza las habitaciones para la prostitución. No quiero perder a mis clientes cuando se reponga el del cuarto que me vea (terminó un tanto agitado).

- Creo que se va a ir (dijo el administrativo)

- ¿Ahora que le estoy preparando un apartamento nuevo? Lo ocurrido esa noche junto a los otros robos sembró el temor entre los clientes del edificio. Algunos presentaron su preocupación ante el dueño, quien se comprometió a adoptar las soluciones que fuera necesarias, entre ellas la de expulsar a peleas, a quienes la practicaran ya que son originarias de todo tipo de problemas. De hecho ya hubo de intervenir la policía en varios problemas. Es la gran invasión del siglo. No solo los que huyen de sus países para encontrar otro modelo mejor de vida; sino las que vienen a vivir de la explotación sexual y que además se ven beneficiadas de las ayudas del estado.

Ver comentarios

RELATOS CORTOS (15)

Publicado en por antonio tapia

~~ EVELING

Esta es una historia novelada, sobre un caso de acoso escolar, de los muchos que ocurren en los Colegios de España y que en muchas ocasiones tienen un final trágico y cuyas víctimas son tanto chicos como chicas algunas veces, los padres no se dan cuenta del cambio experimentado por sus hijos: malas notas, pérdida de apetito, nerviosismo, no salir de casa con los amigos... los causantes de este estado de cosas, se crecen, amparados por una Ley del Menor que a lo sumo les puede llegar a penalizar con trabajos a la comunidad, tras los cuales volverán a marcar a otra víctima bajo su régimen del terror, que muchas veces alcanza al mismo profesorado. Esta es una historia que pudiera bien no ser incierta.

“Es que volver a la época de los correccionales es crear futuros delincuentes”. ¿Es que la permisividad de estos actos no es crearlos también? ¿Es que quienes realizan no son delincuentes potenciales? Lo que también es cierto, es que no se les puede tratar con mimos. Ha habido suicidios, ha habido agresiones a profesores… ¿Si le tocara a usted, que haría?

---ooo0ooo---

En las últimas semanas Evelin, cada noche, se aferraba al despertador, mirando a las agujas, buna estudiante, pero últimamente era incapaz de centrarse y había bajado en el nivel de calificaciones. Algunos días ese terror le producía fiebre alta. El reloj, parecía ponerse, también, en contra suya y seguía su camino normal. El Sol despuntaba y le clavaba sus rayos. Uno de ellos le dio una cierta esperanza:

- Evelin, hoy vamos a la médico. He pedido cita. No es normal el cambio que has dado. No vas hoy al Colegio (le dijo la madre. Evelin, sintió un cierto alivio)

. La médico las recibió con una cariñosa sonrisa y las invito a sentarse.

- Vamos a ver. Cuéntame que te pasa (le preguntó. Aquí le cambió la expresión. Miró primero la madre y después a la médico y se le empañaron los ojos.

- Es que no pudo seguir en ese colegio. No puedo más (dijo llorando. La madre y la médico se miraron. La madre tomo la mano de su hija y la médico se acercó a ella y se sentó a su lado)

. - Cuéntame Evelin (dijo la médico. Y la niña, sin levantar la cabeza, comenzó a relatar hechos. La madre se tapaba los ojos con las manos. La medico tomaba nota y preguntaba. La niña, lloraba y relataba…)

-A esto hay que poner solución. Una de ellas que no vaya al Colegio, para que se recupere, porque de lo contrario esto ira a más

-. ¿Has oído Evelin. Te doy dos semanas de vacaciones (le dijo la médico. Noticia que recibió con alegría, mientras secaba sus ojos).

- Usted, vaya cuanto antes al Colegio y ponga en conocimiento del Jefe de estudios estos hechos. A ver si acabamos con esto rápido. No quiero preocuparla.

- muchas gracias (dijo la madre)

- Téngame al tanto. Venga mañana y me dice (se despidió la médico de cabecera).

A la llegada al Colegio, pidió hablar con el director con urgencia. Hubo de esperar un rato, por encontrarse en una reunión con la asociación de padres. Al final fue recibida. - Dígame en que puedo ayudarla. (Dijo el director)

- Vengo a denunciar un caso de acoso sobre mi hija Evelin, por parte de compañeras suyas. Le presento esta carta de la médico de cabecera, a la que hemos acudido hoy, después de ver el estado de mi hija. (Dijo la madre)

- Bueno, no nos pongamos nerviosos. Habrá que investigar el caso, observar el comportamiento de esas alumnas. Pero ningún profesor me ha comentado nada, ni sus compañeras…

- Quiero que se me resuelva este asunto ahora (dijo la madre o iré a instancias superiores).

- No amenace. Se investigara el caso (volvió a decir, tomando el teléfono, llamo al jefe de estudios, que se presentó al instante acompañado del tutor).

- Ambos dijeron no haber observado nada, pero que mirarían.

- Pues quiero cambiar a la niña de colegio (respondió ella alzando la voz)

- No es necesario eso. (La madre e levanto y se fue). Cuando salía del colegio, varias niñas en voz alta.

- Mira la madre de la sudaca (ella ni les miro y siguió caminando, viendo que todo había quedado en nada. Cuando llego a la casa hablo con su hija

- Mañana te quedas en casa así que tranquilízate. Miraremos cómo resolvemos esto. Evelin se dirigió a su cuarto y se echó obre la cama y se puso a llorar. Se sintió sola, ninguna compañera la ayudaba, sin duda por miedo. Los profesores decían no saber nada, cuando era notoria la persecución de que era objeto. Hasta en el autobús, la hacían la vida imposible, entre las risas de las demás.

- Estoy sola (pensaba desesperada)

Al día siguiente, se levantó de mañana y ante el asombro de la madre, que la vio con aspecto tranquilo

- Voy al colegio. No te preocupes (dijo ella).

No apareció a la hora de comer y pasado un tiempo prudencial, acudió al colegio. El bedel la dijo:

- Hace dos horas salieron. Pero no he visto a Evelin hoy por aquí. Volvió a casa preocupada, su móvil estaba apagado. Al llegar a casa y al no verla, cursó aviso a la Policía refiriéndoles el problema. Tras varias horas de búsqueda, encontraron el cuerpo de Evelin sin vida. ¡Se había suicidado! Tras las investigaciones, fueron detenidas varias compañeras, que eran las causantes del acoso que llevo al suicidio de Evelin. El juicio se celebró y el fallo: trabajos comunitarios. ¿Queda aquí finiquitada la historia?

Ver comentarios

RELATOS CORTOS (14)

Publicado en por antonio tapia

~~14 VIDAS ROTAS

Aquella tarde semi-lluviosa volvió antes que otros días, de los largos paseos que se daba. Pero volvió con sabor amargo. Volvió pensando en aquella joven que se encontró llorando, sentada sobre el peldaño de un portal. Recordó como una pareja de jóvenes pasaron a su lado, la miraron y continuando su camino; después el hizo lo mismo, pero volvió la cabeza, miró y se volvió hacia ella

. - ¿Tiene usted algún problema? ( le pregunto a la joven, quien en un principio, le miró, pero no le contestó

- ¿Tiene usted algún problema en el que pueda ayudarla? (volvió a preguntar, aunque se imaginaba que por medio había una ruptura)

. - Si, me han echado de casa. (Dijo ella frunciendo el ceño), por tomar cocaína… bueno me puse de cocaína hasta aquí (señalando en la frente con la mano estilo visera)… pero lo peor es que el también consume (termino diciendo)

- ¿El? ¿Quién es él? ¿Su padre? ¿La ha echado su padre? (Le pregunto).

- No, mi pareja. (Respondió ella).

- ¿No puede ir a casa de sus padres? (La preguntó),

- Hace un año que me fui a vivir con él. Mis padres no querían, así que imagínese (explicó ella).

- ¿Qué edad tiene? Perdone si el molesto (La dijo).

- 18 años. No molesta. Por lo menos mientras espero a una amiga, que me trae dinero para comprar rompa, pues él me la tiro a un container. (Dijo ella con cierto aire de ira)).

- ¿Por qué le tiro la ropa, no lo entiendo? (La dijo)

- Porque él me la compró (dijo ella)

- Así todo no puede hacer eso. Ya era suya. Puede denunciarlo. Le diré que debe salir de la cocaína. Ataca a la cabeza, a la mano haciéndola temblar y a la dentadura, la corroe, a la voz, un adicto habla como su tuviera la lengua como un estropajo. Está a tiempo. Deje la droga, por favor, prométamelo. (Le dijo con seriedad).

- Se lo prometo (dijo ella).

- Si ve que le vence la tentación, vaya al médico, ellos le dirán como hacerlo. Esta usted a tiempo (dijo el, moviendo el dedo índice, señalándola).

- se lo prometo de veras. Mire por allí llega mi amiga. Gracias por preocuparse. (Dijo ella sonriente).

- Confío en ello (dijo el, estrechándola la mano). Quizás, se trataba de una joven rebelde que se fue de casa; o de una joven que conoció a un desaprensivo que quiso aprovecharse de ella. Tal vez una de tantas jóvenes que han sido desatendidas por sus padres. “¿Y el Estado, que las permite el aborto y les facilita los preservativos? ¿No es eso corromper los valores morales de la juventud?” (Pensaba para sí). “Y nadie habla de eso. Se escandalizan de los pervertidos pederastas, pero no, de permitir el botellón: sexo, alcohol y drogas” -

Ver comentarios

RELATOS CORTOS (13)

Publicado en por antonio tapia

~~EL SOSPECHOSO

Así que te mueves por algún sitio en el que se tiene algo que esconder, comienzan a acribillarte a miradas, porque no eres un habitual, porque eres un completo desconocido y pasas a formar parte de los sospechosos potenciales, con lo que te metes en una zona de riesgo y apareces en los listados de desconfiables.

Era imparable. Parecía una leona que después de observar a su víctima durante un tiempo, se acerca a ella agazapada hasta que se lanza a por ella y una vez la tiene entre sus garras, la coge entre sus fauces y no La suelta hasta acabar con su vida.

Hasta el momento, las cazas le han dado el alimento deseado. Así todo, vigila su espalda. La ciudad está llena de callejones solitarios. Pero camina sin hacer ruido, lo que le faculta para oír cualquier pisada y dispone de un oído fino. Ha aprendido a desconfiar, después de todo lo que ha visto y vivido. No se siente vigilado. Por otra parte no lleva vida nocturna, al contrario de la que llevó.

Recuerda aquellas palabras que un policía de la Isla le dijo:

- Debe usted aprender a desconfiar, en este mundo no existen los amigos. Una sonrisa, puede significar cualquier cosa, menos amistad.

Pero esta vida, es cono si tomara cocaína; te haces adicto y es muy difícil salir de ella. Tal vez la falta o exceso de dopamina o algún medicamento que como efecto secundario le empuje al miedo o al valor. Pero esto no está comprobado; si producen adicciones al juego, a la droga, al sexo… pero nada esto está en su lista

Los domingos salía temprano a comprar la prensa, antes de oír a Misa, se daba una vuelta por la zona. Se encontró con un antro del que salía música bastante estridente, teniendo en cuenta que sacarle de Perales o Jorge Negrete, todo lo demás sobraba. Abrió la puerta, metió la cabeza y determino pasar todo peinadito, con la vestimenta de los domingos

- Uf, aquí doy el cante (pensó para sí mismo) Se acercó a la barra y un camarero, muy educado y amable, se le acercó

- ¿Qué deseas? ( le preguntó)

- Pues un cafelito templadito, templadito, templadito ( le dijo)

- Tendrá que ser otra cosa, la cafetera lleva tiempo averiada ( le respondió con sonrisa amable) - ¿Un zumito de melocotón? (pidió)

- ¿Un zurito de melocotón, que es eso? (Prregunto el barman con aire de duda).

- No, un zumito, no bebo alcohol (Le respondió) En cuestión de segundos, el camarero le trajo un agradecido vaso de zumo con una piedra de hielo. Se le acercó un joven, que casi echaba alcohol por las orejas. Era incapaz de entender lo que decía. Pero estuvo un buen rato “largando” palabras que ningún traductor hubiera sido capaz de traducir, a la vez que daba caladas a un porro sema apagado. Cuando logró deshacerse de tan insigne “amigo”, hizo una señal al camarero, pero fue una guapa camarera, con una minifalda que era casi más un cinturón, a la que momentos antes, otra joven señalándole y llevándose un dedo a su ojo (como diciendo ojo con ese).

- Que le debo (le dijo) - 1,50 euros (respondió ella).

- Toma dos euros, el resto para el bote ( la dijo sonriente)

- Van para los presos (dio ella con mirada inquisitoria)

- ¡Qué bien! (respondió reaccionando a tiempo. En una fracción de segundo supo reaccionar. Cualquier duda le hubiera cerrado las puerta Tuvo duda de volver al domingo siguiente. Pero vivió. Esta vez se le acerco una joven bien vestida

- Se quién eres, que vienes de … (Y se dio la vuelta rápidamente y se unió con su grupo) Y volvió a repetirse la misma historia: “el bote es para los presos”. Pero como ya esperaba la respuesta, le dejo un euro. Pero antes de irse, se hizo el silencio y salió de entre los asistentes un joven delgado y alto

- A sus órdenes señor comisario ( le dijo saldando marcialmente)

- Descanso a la tropa (respondió él, aguantando el puñetazo al hígado, verbalmente hablando). No volvió, habían pensado que era un policía y eso, de seguir, podría tomar características peligrosas. La sospecha de que algunos pensaran eso, tomo cuerpo con el saludo. De todas formas, pensó que esto sigue siendo un campo de minas y hay cosas que no son accesibles, sino para profesionales. -

Ver comentarios

RELATOS CORTOA (12)

Publicado en por antonio tapia

~~EL PAJARITO, YA NO VUELA

Se levantó temprano como cada mañana. Pero había una novedad: un loro. Si, le habían dejado un loro por un fin de semana. Una vecina, justo del piso de arriba, a la que hacia unas semanas había ayudado en un problema creado por su hermano, que le buscaba la policía por escaparse del centro de menores. Consiguió convencer al joven para que se entregara a la “autonómica”; así todo, culpaba a su madre de su actual situación, era uno de los tantos rebeldes que piensan que la ley no ha sido escrito para ellos.

- Hola lorito (le dijo, seguido de varios silbidos, lo que asusto más al animalito).

- Tranquilo, tranquilo (le dijo mientras le limpiaba la jaula, le cambia el agua y los granitos).

- Bueno, ya está. Ahí te quedas. (Dirigiéndose al loro. Encendió el butano. Puso la leche y preparo el desayuno. Fue al cuarto, cogió el ordenador y lo llevo a la cocina, así mientras desayunaba utilizaba su único vicio, recorrer internet, en busca de alguna notica con la que sacar un nuevo escrito. Muchas veces no encontraba algo que fuera sensacionalista, así que iba al baul de los recuerdos a escarbar.

Cuando abrió los ojos, se encontró tirado en el suelo y un charco de sangreo, que manaba de un golpe en la frente. No recordada nada. Posiblemente otra crisis, o un tropezón con el cable del ordenador. Pero pensó más en nueva nueva crisis. La leche estaba carbonizada y el butano seguía encendido. Tampoco había humo. Miro la jaula y vio al pajarito muerto. No sabía el tiempo transcurrido. Solo le dolía el golpe en la frente. Ni se encontraba mareado, ni “ido, era capaz de pensar y de razonar.

El pájaro había muerto asfixiado por el humo. Aviso a la vecina china que le aplico las primeras atenciones, le limpio, le puso un cicatrizante y aviso al 112.o hacia más que pensar en el lorito

- ¿Dónde se golpeó no localizamos la herida? (Pregunto la ATS)

- Mi vecina, me aplico unos polvos cicatrizantes (le respondió)

- Pues no hay ni rastro de la herida. Quedará en observación. Ya hay un familiar suyo.

- Tendré que comprar un pájaro nuevo.

- Tenía un pájaro, que le paso ( pregunto la ATS)

- Cuando recobre el conocimiento, vi que el pájaro estaba muerto, supongo que. De gracias a Dios (le dijo)

- Para que luego digan que los milagros no existen (respondió).

- Si yo le contara. El lorito estaría gozando de una mejor vida, libre sin jaula que lo llevara a la libertad.

Ver comentarios

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 20 30 40 50 60 70 80 > >>